¿Qué necesito para presentarme al C2 en Alemán? (o en otro idioma…)

¿Hablas muy bien alemán y piensas presentarte al examen C2 del Instituto Goethe?
(El C2 es el nivel más alto del dominio de un idioma dentro del Marco europeo común de referencia para las lenguas (MECR), un sistema que sirve para medir el nivel de comprensión y expresión oral y escrita en una determinada lengua.)

Adelante, ya que el certificado del nivel C2 en cualquier idioma te puede abrir muchas puertas en tu vida laboral. Pero ¡ojo! – solo merece la pena desembolsar los cerca de 200€ que cuesta la inscripción si vas bien preparado.

Hasta a un nativo 100% le aconsejaría entrenarse antes de presentarse a un examen C2, sea cual sea el idioma de la prueba, ya que el dominio de la lengua en cuestión se da prácticamente por sentado.

Lo que se mide más bien es tu facultad de desenvolverte adecuadamente en situaciones de elevado nivel cognitivo, es decir: si tus capacidades lingüísticas y de abstracción PERSONALES están a un nivel más o menos universitario.

No basta con saber expresarse y dominar la gramática:
– necesitas haber reflexionado sobre el uso del idioma en diferentes contextos: no es lo mismo expresarse adecuadamente en un contexto familiar que en una reunión oficial; una comunicación profesional se rige por otras reglas que un sms; al interpretar unos gráficos usas otro lenguaje que para contar un cuento; etc.
– debes ser capaz de captar los mensajes indirectos, saber establecer categorías y sistematizar contenidos. Significa que debes tener la facultad de abstracción entrenada: a ese nivel no te piden captar palabras, sino conceptos.
– es imprescindible dominar la redacción de textos bien estructurados, coherentes y adaptadas al entorno planteado (esto es algo fundamental que muchos estudiantes no dominan: parece que en las clases de lengua no se explica ni entrena bien cómo estructurar un texto);
– y no por último, debes conseguir hacerlo en un tiempo ajustado y bajo estrés.

Por eso es MUY ACONSEJABLE haberte entrenado previamente, practicando y concentrándote, reloj en mano, buscándote trucos que te ayuden a ganar tiempo, para que el día de la prueba no te pille el toro.

Es útil haber practicado cada uno de los tipos de prueba varias veces (bájate los Modell- und Übungssätze gratuitos del Instituto Goethe): si dominas el idioma, puedes entrenarte perfectamente en casa, sin más ayuda.
Para saber exactamente qué se te exige, es sumamente útil estudiarte los documentos relativos a los objetivos y procedimientos de las pruebas/Prüfungsziele und -anweisungen: el conocimiento de estos textos es, desde luego, imprescindible para los profesores que preparen para las pruebas.



regalos ! con ARTE
>>> reflejArte·Shop <<<



Un pequeño truco para restarte estrés consiste en el entrenamiento siguiente: escribir tus redacciones de prueba en el papel de formato oficial. Así podrás averiguar cuál es tu promedio de palabras por línea, o cuántas te entran aproximadamente en una página.
No es lo mismo que tu media sea de 150 o de 300 por hoja – depende del tamaño de tu letra.
Esto te ahorrará tiempo precioso a la hora de decidir, sin contar, si has cumplido con la extensión del texto exigida, y para estructurar tus textos.

Otro consejo: parece que las pruebas son un poco más fáciles de aprobar en un país extranjero. Si te examinas de alemán en Alemania, posiblemente sea más difícil que hacerlo en tu país de origen donde comprenden mejor tus dificultades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *